lunes, 1 de agosto de 2011

Que hambre tenía...


El cebo no era para él, pero una pieza así no se puede dejar pasar..

No hay comentarios:

Publicar un comentario